Cómo Juan Guaidó perdió el control de la Asamblea Nacional en Venezuela

¿No entiendes lo sucedido el 5 de enero en la Asamblea Nacional de Venezuela? Echemos un vistazo cronológico al fracaso de Juan Guaidó.

Por Orlenys Ortiz

CARACAS, VENEZUELA – El pasado 5 de enero, cuando correspondía elegir la nueva junta directiva para el nuevo año parlamentario 2020 a 2021, la prensa internacional repitió mil veces una mentira: “La Guardia Nacional Bolivariana no dejaba entrar a Guaidó a la Asamblea Nacional”.

Es muy fácil escandalizarse, desde el exterior, con cualquier imagen de un diputado hipermediatizado, “enfrentándose” a militares y policías. Peor aún si se trata de uno que se cree presidente de la república (aunque no gobierne ni la más mínima jurisdicción), apoyado por EEUU, la Unión Europea y demás países obedientes al gobierno estadounidense — y, si encima, aparece una foto con ese diputado intentando saltar la cerca del Parlamento Nacional, como medida extrema “indignada e indignante”, para entrar al recinto del poder que, según él y la mediática mundial, le corresponde.

Pero, ¿realmente qué pasó?

Partamos de las muy cuestionables declaraciones recientes del alto representante para la Política Exterior de la Unión Europea, Josep Borrell, sobre lo sucedido, donde dijo, “La Unión Europea considera que la sesión de votación que condujo a la elección de Luis Parra no es legítima, ya que no respetó los procedimientos legales ni los principios constitucionales democráticos”.

También señaló como “totalmente inaceptables” las “violaciones del funcionamiento democrático, constitucional y transparente de la Asamblea Nacional”.

¿Habrán visto Josep Borrell y demás miembros de la UE, los vídeos que demuestran que Guaidó tenía el acceso permitido al Palacio Legislativo, así como cualquier diputado en funciones? ¿Se habrán leído siquiera un par de artículos del Reglamento de Interior y Debate de la Asamblea Nacional?

O es demasiado cinismo de la Unión Europea, o están cometiendo el gravísimo error de no verificar la información de sus fuentes, lo que se agrava con el cerco mediático brutal que padece todo el continente europeo, el cual no le permite a su gente ejercitar su capacidad de discernir, investigando y contrastando informaciones.

Ahora, vayamos al núcleo -real y verificable- de todo esto:

La Asamblea Nacional, aún presidida por Juan Guaidó, convocó para el 5 de enero, como lo establece la Ley, la Sesión para elegir la nueva Junta Directiva. Dicha Sesión se citó para las 11:00am.

Echemos un vistazo cronológico al 5 de enero

Prestemos especial atención a las horas de cada momento (respaldadas por los archivos registrados ese día desde mi móvil), y perdónenme por ser tan detallista.

11:00 am. Ya se encontraba presente en el Hemiciclo, todo el Bloque Parlamentario de la Patria (del chavismo) y buena parte de los diputados de todos los partidos políticos de oposición.

Tal es el caso de Stalin González de Un Nuevo Tiempo (UNT) y Edgar Zambrano de Acción Democrática (AD), ambos miembros de la directiva de Guaidó; además Henry Ramos Allup de AD y Juan Pablo Guanipa de Primero Justicia (PJ), entre muchos otros.

Las imágenes en fotografías y vídeos, lo demuestran.

Solo faltaba Guaidó y algunos otros diputados de oposición.

Contexto

La Asamblea Nacional está conformada por 167 diputados electos y el quórum mínimo requerido para elegir una nueva Junta Directiva es de 84 diputados.

Muchos siguen pensando –confundidos- que como el quórum mínimo es de 84 diputados presentes, se necesitan 84 votos para elegir la junta directiva, y no es así. El quórum mínimo, no es igual a los votos necesarios para elegir la junta.

Dicha Junta se elige con la mitad más uno de los presentes, de acuerdo al Reglamento de Interior y Debate de la Asamblea Nacional (RIDAN), es decir, 43 diputados, una vez anunciada la existencia de quórum.

Cualquier sesión que se haga con 84 diputados o un número mayor, es perfectamente válida, legal y legítima.

Los diputados que no asistieron al hemiciclo, quedan representados por los que sí estuvieron, independientemente de las razones de su ausencia. No pueden consignar el voto a distancia ni por escrito ni bajo ninguna otra figura.

En la actualidad, algunos diputados de oposición se encuentran inhabilitados por presunta comisión de delitos, otros, prófugos de la justicia, y otros, autoexiliados. La ausencia de buena parte de los que no estuvieron, se debe a estos motivos. La otra parte, acompañaba a Guaidó afuera del Palacio Legislativo cuando decidió no ingresar.

Dentro del Hemiciclo de Sesiones, no se pidió verificación de quórum desde ninguno de los bloques parlamentarios porque el quórum era evidente.

12:25 pm. En compañía de varios diputados habilitados, uno inhabilitado y decenas de medios de comunicación, Guaidó supera la esquina El Chorro, donde se encontraba uno de los dos piquetes de la Guardia Nacional Bolivariana como parte de la seguridad solicitada por la propia Junta Directiva saliente, días antes.

12:31 pm. El grupo en cuestión llega al segundo piquete de la GNB. En este punto, por medidas de seguridad, solo se permitía el ingreso de los diputados con credencial habilitada. Algunos diputados y los medios de comunicación que habían preferido quedarse junto a Guaidó y compañía, provocaron una estampida que buscaba quebrar el cerco de seguridad, para poder venderle al mundo la supuesta prohibición de entrada a los diputados.

Los vídeos demuestran quiénes fueron los violentos.

A pesar del disturbio, se controla la situación y se habilita una única entrada para el ingreso de los diputados acreditados. Cada diputado que iba mostrando su credencial, pasaba sin problema. El problema lo seguían causando quienes desde atrás (periodistas, demás diputados y compañía), empujaban hacía la entrada por donde se debía ingresar.

12:39 pm. Llega Guaidó a la puerta de acceso, pero se detiene y se niega a ingresar si no permiten que entrara con él, el único diputado inhabilitado presente, Gilberto Sojo, excarcelado.

Se ponía en evidencia la estrategia de Guaidó: a sabiendas de no contar con los votos suficientes para ser reelecto presidente de la Asamblea Nacional, se aferra a un diputado inhabilitado, que no tiene autorización para ingresar al Palacio Legislativo, y así, le ofrece a la prensa corporativa y la mediática mundial, la primera imagen ideal para la gran mentira: “No me dejan entrar”.

Pero esa situación duró menos de 2 minutos.

12:40 pm. Momento en el que la GNB le permite el paso a Juan Guaidó, en compañía del diputado inhabilitado, Gilberto Sojo (último piquete):

12:53 pm. Todos los diputados acreditados pasan el último piquete de la GNB. Caminan en calma con dirección al Palacio Legislativo, que se encontraba pocos metros más adelante.

12:55 pm. Guaidó y compañía, llegan a la entrada del Palacio Legislativo, donde en absoluta tranquilidad, se procedía con el chequeo de rigor, verificando uno por uno, la lista de diputados acreditados. Varios diputados fueron ingresando al mostrar su credencial, sin problema.

Al cabo de cuatro minutos, Guaidó se acerca al borde de la reja junto a Gilberto Sojo.

01:02 pm. Comienza la búsqueda de Gilberto Sojo (diputado inhabilitado) en la lista oficial. Segundos después, Guaidó comienza a grabar porque sabía que Gilberto Sojo no tenía autorización para ingresar a la Asamblea, así que enciende la cámara de su teléfono esperando el momento en el que el funcionario GNB no permitiera el paso del diputado en cuestión. Este momento también quedó registrado:

Sin embargo, el GNB no dice lo que Guaidó esperaba. Es decir, no prohíbe de una vez la entrada de Gilberto Sojo, sino que pide que espere a un lado y que Guaidó y los demás diputados, podían ingresar primero mientras se verificaba la autorización para el ingreso de Gilberto Sojo. Es por esto, que Guaidó no publica ese vídeo, que, por fortuna, fue grabado desde otros ángulos, donde se demuestra que Guaidó se negó a ingresar al Parlamento cuando le permiten el paso. Una vez publicado dicho vídeo, se hizo viral, alcanzando y superando las 454 mil reproducciones solo en el tuit original.

Se derrumbaba la mentira.

Mientras esto sucedía, diputados partidarios de Guaidó, que ya habían ingresado a la Asamblea Nacional, salían hasta la ubicación de Guaidó para mantenerlo al tanto de lo que estaba sucediendo dentro del Hemiciclo, donde se caldeaban los ánimos por la demora de más de dos horas para el inicio de la Sesión.

01:15 pm. Dentro del hemiciclo, en vista de la insostenible demora, el diputado José Antonio España (opositor), solicita sea conformada una comisión a fin de tomar las medidas necesarias para dar inicio a la Sesión de Instalación como lo establece la Constitución Nacional y el Reglamento de Interior y Debate.

Acto seguido, en vista de la ausencia de Guaidó (a quien le correspondía dirigir el debate), se le solicita tanto al Primer Vicepresidente saliente, Edgar Zambrano, como al Segundo Vicepresidente saliente, Stalin González, dirigir el debate, pero ambos se niegan a dicha petición, razón por la cual se decidió, por analogía, proceder como en la primera Sesión del período constitucional, donde el diputado de mayor edad preside el debate.

Un proceder apegado al Reglamento, que probablemente no leyeron la Unión Europea y la prensa corporativa mundial.

¿Qué dice sobre esto el Reglamento de Interior y Debate de la Asamblea Nacional?

Artículo 3: “En la Sesión de Instalación de la Asamblea Nacional, al inicio del período constitucional, en la fecha establecida, los diputados y diputadas se constituirán en Comisión, bajo la conducción del diputado o diputada de mayor edad, a los solos efectos de que dirija el debate para la elección de la Junta Directiva”.

Conocido esto, se designó al diputado Héctor Agüero (el de mayor edad), quien designó como Secretaria Accidental, a la diputada Nosliw Rodríguez.

1:21 pm. Una vez que la secretaría accidental anuncia la existencia evidente del quórum reglamentario, se declara abierta la sesión.

Los diputados de oposición aliados a Guaidó, permanecieron en el hemiciclo, algunos, expectantes de la Sesión en proceso, y otros, ejecutando el hecho bochornoso de propinarse golpes (entre opositores) en plena tribuna.

Posteriormente, el director de debate concedió el derecho de palabra al diputado José Brito (opositor), quien postuló al diputado Luis Parra Rivero (opositor) para el cargo de Presidente de la Asamblea Nacional para el período parlamentario 2020-2021. Así mismo, postuló al diputado Franklin Duarte (opositor) como Primer Vicepresidente, al diputado José Gregorio Noriega (opositor) como Segundo Vicepresidente y a los ciudadanos Negal Morales y Alexis Vivenes como Secretario y Subsecretario, respectivamente.

1:27 pm. Concluye el proceso de postulación y se somete a consideración la única propuesta presentada (la plancha de Luis Parra).

Inmediatamente, se somete a votación (a mano alzada, debido a la evidencia del quórum requerido) la elección del diputado Luis Parra como nuevo Presidente de la Asamblea Nacional para el período de sesiones ordinarias 2020-2021, y se aprueba, por mayoría evidente de diputados y diputadas presentes, como lo establece el Reglamento. Así sucedió con el resto de los postulados para la nueva Junta Directiva.

1:29 pm. Se procede a la Juramentación de Parra. El director de debate, Héctor Agüero, le toma juramento, mientras el diputado William Barrientos (a quien el team Guaidó le llama “diablito” y quien fue expulsado del partido UNT por corrupción), se trepaba a la tribuna, gritando, en un acto desesperado e inútil, intentando entorpecer la juramentación.

1:30 pm. Justo antes de treparse en la tribuna a gritar, el diputado Barrientos encomendó a otro diputado, avisar a Guaidó sobre la juramentación de una nueva Junta Directiva.

Luego de esto, se crea el espectáculo en las afueras del Palacio Legislativo, donde después de generar forcejeos con la GNB en las afueras del extremo oeste del recinto, Guaidó, en una acción desesperada ideal para la mediática mundial y el plan de venderse como víctima, intenta –ahora sí- ingresar por la fuerza, trepándose en la cerca y produciendo la famosa foto.
Para ese momento, ya estaba juramentada la nueva Junta Directiva presidida por Parra. Había quedado sin efecto la presidencia de Guaidó en la Asamblea Nacional, he allí su manifiesto desespero.

2:23 pm. Una vez concluida la Sesión de Instalación, el nuevo presidente de la Junta Directiva, Luis Parra, invita a todos los diputados a “la toma oficial de la oficina” del Despacho Presidencial del Palacio Legislativo, como en efecto, le corresponde.

2:31 pm. Los diputados de oposición comienzan a abandonar el recinto. Los vídeos demuestran cuántos y quiénes se quedaron hasta el final, entre ellos, Henry Ramos Allup, Stalin González, Edgar Zambrano, Juan Pablo Guanipa, entre muchos otros…

2:45 pm. Se desaloja completamente el Hemiciclo de Sesiones.

2:52 pm. Luego de haber obtenido la foto necesaria, Guaidó aún se encontraba junto a su esposa, Fabiana Rosales, gran parte de los diputados que le acompañaban y varios periodistas, en la esquina El Chorro de la Av. Universidad, muy cerca del Palacio Legislativo. Se notaban desorientados, hasta que abordaron la caravana blindada para retirarse del sitio.

5:17 pm. Anuncian vía Twitter que Guaidó y compañía ejecutarían una “sesión” en la sede del periódico El Nacional.

¿Cómo se entiende esto?

El artículo 1 del Reglamento de Interior y Debate de la Asamblea Nacional, establece: “El Poder Legislativo Nacional se ejerce por órgano de la Asamblea Nacional, vocera del pueblo venezolano. Su sede es la ciudad de Caracas, capital de la República Bolivariana de Venezuela, y se reunirá en el salón de sesiones del Palacio Federal Legislativo, pudiendo sesionar en un lugar diferente o en otra ciudad, por acuerdo de la mayoría de sus integrantes o por decisión de la Junta Directiva”.

Guaidó apela a este artículo, aprovechándose del desconocimiento internacional sobre el proceder legal y legítimo que se llevó a cabo más temprano en el hemiciclo para la elección de la nueva Junta Directiva.

Es decir, Guaidó y compañía, ya no tenían potestad legal alguna para convocar una sesión fuera del Palacio Legislativo. Pudo hacerlo antes de ejecutarse la Sesión de Instalación donde quedó electo Parra, pero desarmado por no contar con los votos necesarios para ser reelecto, sin conocimiento real de cómo funciona el Parlamento y sumergido en la soberbia, no lo hizo.

Cualquier acción que pretendiera ejecutar en nombre de la Asamblea Nacional, no tenía validez, era nulo.

Es importante reiterar que miembros de la Junta Directiva saliente y demás diputados del bloque opositor pro Guaidó, permanecieron hasta el final de la Sesión, avalando el quórum reglamentario.

Momento clave que ratifica la existencia de quórum en el hemiciclo

5:35 pm. En pleno desarrollo de la falsa sesión instalada en el periódico El Nacional, Guaidó le pide a Stalin González, informar sobre el quórum en ambos momentos. Contra todo pronóstico, Stalin González explica ante las cámaras de decenas de medios digitales, como VPI, que, en el Hemiciclo de Sesiones, había 127 diputados.

Esto lo dice basado en la lista de asistencia que se llevaron arbitrariamente del Hemiciclo, hecho que fue denunciado por diputados de oposición y del Bloque Parlamentario de la Patria.

Por su parte, el diputado José Brito, afirmaba la existencia de un quórum de 151 diputados.

Recordemos que el quórum mínimo requerido para la elección de la nueva junta directiva, es de 84 diputados y para elegirla, se necesita la mitad más uno, es decir, 43 votos.

Tanto la cifra dada por Stalin González como la cifra dada por la nueva junta directiva legal presidida por Parra, además de las decenas de fotos y vídeos sobre la cantidad de diputados presentes en el Hemiciclo, superan el quórum mínimo requerido de 84 diputados. Esto es innegable.

8:03 pm. Anuncian vía Twitter, la elección de una supuesta junta directiva presidida por Guaidó.

Acción que, además de ser una descarada estafa al pueblo de Venezuela y al mundo, por su carácter ilegal, se sustenta en otra gran mentira: “fueron elegidos por 100 votos”.

Falso: La verdad es que, en esa falsa sesión, hicieron votar a los diputados suplentes además de los diputados principales y otras personas no juramentadas, para “suplir” los votos faltantes, y con esto, le vendieron al mundo otra Fake News llena de cinismo y fantasía.

Esta imagen del 7 de enero, donde se evidencian apenas 38 diputados, demuestra la mentira de los 100 votos, pero al 7 de enero dedicaremos otro artículo:

Pueden seguir diciendo cualquier infamia que estimule el sensacionalismo de la mediática mundial y les permita engañar a sus aliados para que sigan usándoles y financiándoles, pero cualquier periodista apegado al rigor y a la ética y cualquier político o ciudadano común que se interese en la verdad y respete los marcos jurídicos, identificará que lo hecho por Guaidó es una farsa.

¿Qué podían hacer los diputados de oposición que se encontraban en la sesión?

1. Pedir verificación nominal del quórum, contar uno por uno. Proceder que de igual forma fue innecesario porque la existencia del quórum mínimo requerido, era evidente.

2. Inscribir la plancha de Guaidó.

3. Pedir votación nominal (conteo de votos uno por uno). Como esto no se hizo, la votación es a mano alzada y se aprueba por mayoría evidente, como lo establece el Reglamento.

4. Irse, abandonar el Hemiciclo de Sesiones.

Guaidó estuvo más de 2 horas afuera del Palacio Legislativo, tratando de reunir su mayoría, lo cual no logró y por eso, por decisión propia, no ingresó al recinto.

La Sesión de Instalación, que no podía sostener su demora, inició, se desarrolló apegada al Reglamento y concluyó, y hoy la Asamblea Nacional tiene nueva Junta Directiva, presidida por el diputado opositor, Luis Parra.

Entonces, volviendo a las declaraciones de Borrell:

Es mentira que la elección de la nueva Junta Directiva de la Asamblea Nacional “no respetó los procedimientos legales ni los principios constitucionales democráticos”. La votación refleja la realidad del momento y es legal y legítima, en tanto cumpla con el Reglamento que, además, tiene carácter de Ley Orgánica, y así se hizo.

No es cierto que no dejaron entrar a Guaidó ni es cierto que fue reelecto presidente de la Asamblea Nacional. Ni siquiera dirige su propio teatro, porque solo cumple órdenes, pero eso es otro asunto.

Jugaron muy mal sus cartas, como de costumbre, y no les quedó más remedio que extender la fantasía porque no supieron qué hacer ante la situación: ni pidieron verificación de quórum ni presentaron una propuesta alternativa a Parra para la nueva Presidencia de la Asamblea Nacional ni pidieron votación nominal ni se fueron del Hemiciclo de Sesiones, y, encima, reconocieron públicamente que sí había quórum para la Sesión de Instalación.

Se jodieron por Guaidiotas.